Creación del espacio para el cultivo de cannabis

Creación del espacio para el cultivo de cannabis

En primer lugar, el espacio para el cultivo de las variedades de cannabis fotoperiódicas debe ser por completo opaco. Para que las plantas de cannabis florezcan bien tienen necesidad de 12 horas de oscuridad completa y 12 horas de luz.

Opacidad

En primer lugar, el espacio para el cultivo de las variedades de cannabis fotoperiódicas debe ser por completo opaco. Para que las plantas de cannabis florezcan bien tienen necesidad de 12 horas de oscuridad completa y 12 horas de luz. La violación del período de 12 horas de la oscuridad puede llevar al descenso del rendimiento o hasta a la ausencia total de la cosecha. Por eso es necesario examinar con atención el local para el cultivo y persuadirse que no penetra la luz. Si se nota que esto pasa, entonces será necesario tapar todas las aberturas y hendiduras usando la cinta opaca especial. La penetración de luz en el local para el cultivo causará la influencia desfavorable en sus plantas y bajará esencialmente su fertilidad. Además, la violación del régimen de la oscuridad puede llevar a la aparición de las plantas masculinos. Así, las plantas masculinos polinizarán muy rápidamente todas las plantas femeninas, a consecuencia de que todas las yemas serán llenas de semillas.

Un buen cultivador siempre comprueba las plantas para quitar a tiempo las plantas masculinas. Las plantas masculinas habitualmente son necesarias durante algunas semanas para excretar el polen activo. Además, en caso de la penetración de luz en el local para el cultivo las plantas de cannabis, como regla, florecen con problemas, lo que, de su parte, influye de modo negativo en su fertilidad. Ante todo, debe seguir los aparatos eléctricos que se encuentran en un local cerrado para el cultivo, puesto que habitualmente tienen bombillas pequeñas que pueden violar el régimen de noche de sus plantas. Por esta causa hay que pegar todas las bombillas y otras fuentes de luz con una cinta opaca.

Hermética

Después de que las plantas haber florecido y formado buenas yemas, comenzarán a producir el olor. El olor de las plantas será bastante fuerte, por eso es muy importante que el local para el cultivo sea ajustadamente cerrado.

El local cerrado para el cultivo debe tener mínimo de aberturas o hendiduras, a través de las cuales puede penetrar el olor de marihuana, y lo mejor de todo que no sean. Cuando las plantas produzcan el olor, será necesario visitarlas hasta acostumbrarse lo más probable a su aroma. Así se puede dejar de notar el aroma de las plantas, mientras que sus vecinos o huéspedes sufrirán de este fuerte olor.

Clima

Otro factor muy importante, vinculado con la hermética del local para el cultivo, es el control del clima. La creación de un bien clima es muy importante para el aumento del rendimiento de sus plantas. El local para el cultivo debe ser hecho para que desde allí no salgan los olores indeseables y que en este local no penetren las corrientes de aire. Además, su local para el cultivo debe ser bien protegido de distintas plagas.

Un buen local para el cultivo debe parecerse a un aislador a donde nada debe penetrar y de donde nada puede salir sin su permiso.

Después de haber creado opacidad y hermética de nuestro local para el cultivo debemos crear el clima ideal para nuestras plantas, en el cual se convertirán en los verdaderos gigantes, crecerán y florecerán con la velocidad inaudita. El clima en su local para el cultivo debe ser constante y uniforme, por eso serán necesarios uno o varios ventiladores para abastecer un buen movimiento del aire.

Además, al uso de un ventilador las plantas serán más densos y fuertes, y su fertilidad será más alta en comparación con aquellas plantas que creen sin uso del ventilador. Si tiene bastante dinero, le recomendamos adquirir termostato, higrostato o termo-higrostato. Se puede juntar el termostato al ventilador de evacuación que permitirá establecer en un local cerrado para el cultivo la temperatura máxima deseable, por ejemplo, 28 grados. Si la temperatura supera este índice, el ventilador de evacuación la devolverá a 28 grados. El higrostato también puede ser juntado al ventilador de evacuación para el mantenimiento de la humedad necesaria del aire.

Humedad del aire

Si la humedad del aire en su local para el cultivo sube, el ventilador de evacuación absorberá el aire del local, mientras no alcance el nivel óptimo. La velocidad del giro del ventilador puede ser regulada por medio del interruptor correspondiente, por eso se puede dejarlo de funcionar con la velocidad baja para la presencia constante del aire fresco en el local para el cultivo.

Para la regulación de la humedad del aire en un local cerrado para el cultivo de cannabis será necesario un humidificador del aire. No son caros y se ven como una buena inversión. Además, habitualmente hay que tener un higrostato empotrado, por eso solamente hay que escoger la humedad deseable del aire, y el humidificador del aire se preocupará de su mantenimiento.

Esto crea los verdaderos milagros durante el período del crecimiento de las plantas. En el aire húmedo la velocidad del crecimiento de la planta puede ser dos veces más rápida lo que ayudará a reducir el período de su cultivo. La calefacción de un gran local para el cultivo de cannabis se distingue esencialmente de la calefacción de un local pequeño. El aumento de la humedad del aire en un local pequeño durante las primeras semanas del cultivo no es tan difícil como en un local grande. En un gran local también se puede subir fácilmente la humedad del aire, pero después de esto será necesaria una gran cantidad de maquinaria cara, y puesto que usted es un novato en este asunto, más vale no gastar más dinero.

Si usted tiene dinero superfluo, lo mejor de todo es gastarlo en un buen aislamiento del local para el cultivo, pero, por supuesto, es su decisión propia. Además, por un lado los locales para el cultivo, en su parte inferior, deben tener aberturas para el acceso del aire. Estas aberturas son destinadas al acceso del aire fresco, rico en el gas carbónico. Por otro lado en la parte superior de locales para el cultivo es necesario instalar un evacuador. Este evacuador succionará el aire caliente del local. El aire caliente se levanta hacia arriba, por eso debemos instalar el evacuador en el punto superior del local para el cultivo o por lo menos en un alto lugar.

Además, si instalar en el evacuador el filtro de carbón, así se puede librarse de un fuerte olor de las plantas. El filtro de carbón y el evacuador son las partes integrantes de cada local para el cultivo de las plantas de cannabis. Hay que hacer la sustitución del filtro después de cinco cosechas o aproximadamente dentro de un año. La productividad del evacuador debe corresponder a la dimensión del local para el cultivo, por eso primero hay que medirlo para que es necesario multiplicar entre si su longitud, anchura y altura.

Siempre hay que comprar el evacuador con la productividad que supera las dimensiones válidas de su local para el cultivo. Durante los meses calurosos de verano es muy importante mantener en un local cerrado para el cultivo la temperatura óptima. Así, es necesario escoger la bomba con la más alta productividad. Por ejemplo, si la dimensión de su local llega a 500 м3, hay que comprar un ventilador para local con la dimensión 750-1000 м3.

La ventaja de este método consiste en lo que durante meses fríos de invierno se puede dejar el ventilador a trabajar con la velocidad baja, y durante los meses calurosos de verano se puede ponerlo a la velocidad completa y así mantener la temperatura bajo de 30 grados. Además, un gran ventilador que funciona con la velocidad baja produce mucho menos ruido que un pequeño ventilador que funciona en la velocidad total. Además, si en el futuro alguien piensa en extender su local para el cultivo de las plantas, no será necesario comprar un nuevo ventilador.

Cuando tenga más de un ventilador, mejor. No vale la pena comprar un ventilador pequeño que trabajará con la velocidad completa para suministrar el aire libre en el local, lo mismo puede hacer un gran ventilador que trabaja en la velocidad baja. Por medio de las aberturas para la entrada del aire, situadas en las partes inferiores del local y las aberturas para la salida del aire en la parte superior del local se crea la corriente de aire constante que da el aire fresco, llena todo el local con las plantas y después de esto lo quita del local a través de las aberturas superiores.

Esto ejerce la influencia favorable en las plantas, puesto que pueden constantemente gozar del aire libre y sacar de él el gas carbónico. Después de esto el aire usado se aleja del local para el cultivo. Para la defensa de las plantas de las plagas se puede usar las medias de nylon o los calcetines especiales y cerrar así las aberturas para evitar la invasión de las plagas.

Además, no hay que olvidar que a través de estas aberturas en el local para el cultivo no debe penetrar la luz. Si junten a las aberturas los tubos de cloruro de polivinilo con la curvatura, obstaculizarán la penetración de luz y al mismo tiempo no molestarán la llegada del aire en el local para el cultivo. Hay muchos modos para el mantenimiento de la presentación buena del aire en su local para el cultivo. Todos los modos son buenos, sin embargo hay que observar dos condiciones principales: las aberturas para acceso del aire deben encontrarse en la parte inferior del local, y el mismo local debe ser opaco.

Si no se puede hacer la abertura para la bomba en ningún lugar, lo mejor de todo es comprar una puerta barata y hacer en ella una abertura para la campana extractora. Este modo se usa muy frecuentemente por cultivadores profesionales.

Escogemos un lugar para el cultivo

Escogemos un lugar para el cultivo

Ahora vamos a comenzar la construcción de la caja de cultivo. Con este objetivo sólo será necesario un metro cuadrado libre, que hay en cada casa. A menudo este espacio libre está sobre el desván, en el sótano o en una habitación libre. Además, serán necesarios los siguientes instrumentos: grapadora para el árbol, sierra, película en blanco y negro polimérica, taladro, tornillos, tijeras, algunas tablas de madera y, claro, un metro cuadrado del espacio libre.

Por medio de estos instrumentos protegeremos el espacio para el cultivo de todas las partes. Si quiere usar para el cultivo de las plantas de cannabis un espacio pequeño de la habitación, tiene que proteger este espacio y no usarlo para otros objetivos. Si no protejan el espacio para el cultivo, después de la floración de las plantas en toda la habitación se sentirá un fuerte olor del cannabis.

La ventaja de la protección es que se puede usar su iluminación por completo. Una buena iluminación ejerce la influencia esencial en la fertilidad de la planta, es decir la cantidad de luz, que recibe la planta determina la cosecha en parte considerable. Si proteja un metro cuadrado en su local de todas partes y cubra con su película blanca reflectante, así la luz no pasará de la raya del local para el cultivo e iluminará solamente sus plantas. Sin hacerlo, la luz se dispersará por toda la habitación y no se podrá usarla por completo.

La protección del lugar para el cultivo de las plantas de cannabis con el uso de la película blanca espejada es el modo más barato para el aumento de la fertilidad de sus plantas. Un modo más barato o fácil simplemente no existe. La película polietérea BoPET es la mejor decisión el día de hoy para conseguir este objetivo. Con su ayuda la luz no pasará de la raya del local para el cultivo. BoPET es un poco más caro que la película en blanco y negro, pero refleja cerca de 99% de luz que produce su lámpara. Para el logro de los resultados mejores es necesario fijar la película BoPET así que sea lo más posible directa. La protección del espacio para el cultivo por medio de los materiales de reverbero es una de las condiciones más importantes de la construcción del local para el cultivo de las plantas de cannabis, independientemente del material que se usa. Se puede proteger el espacio por las paredes blancas o simplemente usar la película polimérica.

La protección del espacio para el cultivo le quitará no más de 30 minutos, a condición de que dispone de todos los materiales necesarios para estos objetivos. Usaba ocho tablas de madera de la longitud cerca de 1,2 m y seis tablas de la longitud cerca de 1,70 m. He determinado la longitud de las tablas (1,70) depende de la altura del techo en mi sótano. La longitud de las tablas, escogida por usted, debe ser un poco menos de altura de la habitación o aquel local donde van a crecer sus plantas.

Esta pantalla separada que se cuelga con soltura jugará el papel de la puerta para la entrada en el local para el cultivo. Es necesario fijar esta pantalla desde la parte abierta de la protección. Así, nuestro espacio para el cultivo del cannabis será cerrado por completo de todas las partes. Ahora para observar y cuidar las plantas es bastante simplemente abrir la pantalla, que cumple el papel de la puerta. Durante el cultivo de las plantas en un local de este tipo la luz de la lámpara no saldrá por sus límites y así ejercerá la influencia positiva sobre la fertilidad de sus plantas. Además, el olor de las plantas tampoco pasará de la raya del espacio para el cultivo puesto que se alejará por medio de la bomba con el filtro. Así se puede usar el otro espacio en un local cerrado para otros objetivos. Claro, que los cultivadores más ingeniosos pueden transformar el local para la cultivo en la verdadera obra de arte.

Tenderete desmontable

El local para el cultivo debe ser hecho así que adentro sea fácil mantener la limpieza, por eso he decidido hacer un “tenderete desmontable” en el cual es posible poner las macetas con plantas. Para este objetivo tenemos que hacer el marco de 1,10 m de anchura y 15 cm de altura. La longitud del marco no tiene importancia. Después de esto se cubre por la película en blanco y negro (hay que seguir que en la película no haya aberturas). La ventaja de este tenderete es que con su ayuda en un local cerrado para el cultivo es posible mantener fácilmente la limpieza. Además, el mantenimiento de la limpieza en el espacio para el cultivo permitirá esencialmente disminuir el riesgo de varias enfermedades de las plantas.

En el tenderete desmontable caerá basura, suelo, hojas y agua derramada. Después de la recogida de cosecha se puede sacar fácilmente el tenderete con toda la basura y limpiarlo. Así, su local para el cultivo será de nuevo puro y listo para la plantación ulterior de las plantas. Si usted no usa el tenderete desmontable como lo hacen la mayoría de cultivadores, su local para el cultivo será lleno de basura muy rápidamente.

Además, el tenderete desmontable es útil para lavar las plantas. “El lavado” es una eliminación de sustancias nutritivas o abonos superfluos del lugar donde crecen las plantas (macetas). En caso del riego de las plantas por una gran cantidad del agua pura se lavan los restos de las sustancias nutritivas y la sal que se acumulan en el suelo como resultado del uso excesivo de abonos que contienen las sales. Algunos cultivadores lavan simplemente las plantas cada dos semanas para mantener el lugar, donde crecen las plantas, en un buen estado.

Por medio del tenderete desmontable se puede lavar fácilmente las plantas, puesto que el agua superflua caerá en el tenderete y no será necesario arreglar el agua derramada después del lavado. Otra ventaja del tenderete es que durante el cultivo de las plantas en el suelo todo el tenderete puede llenarse del agua y las plantas sacarán de ella las sustancias nutritivas, necesarias para ellas. Al mismo tiempo el tenderete desmontable cumplirá el papel del soporte para la maceta.

Así, usted tendrá un gran soporte para las macetas. Además, por medio del tenderete desmontable se puede usar los abonos de la mejor manera, puesto que las plantas absorberán exactamente tantas sustancias nutritivas, cuanto necesitan. Si usted está ausente durante 3-4 días, se puede llenar el tenderete desmontable del agua y así las plantas no se secarán, mientras que usted no esté en casa. El tenderete juega el papel de sistema de irrigación automático. Posteriormente, claro, se puede usar el sistema de irrigación automático.

Así, generalizaremos: nuestro objetivo consiste en hacer el local opaco, ajustadamente cerrado para el cultivo de cannabis, donde el aire fresco, rico en el gas carbónico, entra a través de una abertura situada en su parte inferior y después sale a través de otra abertura situada en la parte superior del local. La circulación del aire en un local cerrado para el cultivo se organiza por medio de una bomba bastante grande que succiona el aire, y los ventiladores mezclan el aire fresco con el aire calentado por una lámpara. Esto contribuye al mantenimiento de la misma temperatura en todo el local. Solamente será necesario proteger el espacio para el cultivo con las paredes de reverbero para el uso óptimo de la luz y además hacer el tenderete desmontable para el mantenimiento de la limpieza y ya está en el bolsillo.

¡Ahora su local está listo para el cultivo de las plantas!

A?adir un comentario