Orgánica o cultivamos el cannabis en el suelo

Orgánica o cultivamos el cáñamo en el suelo

El principio básico del modo orgánico suena así: ¡fertiliza el suelo y no la planta! Traba amistad con sus plantas, pasa al modo orgánico del cultivo – el sabor y el olor de la cosecha te sorprenderán mucho. Somos lo que fumamos. La planta muestra su potencial, cuando vive en las condiciones naturales, en el equilibrio con la naturaleza.

Índice del documento:

  • Preparación
  • Suelo
  • Microaliados
  • Abonos

El principio básico del modo orgánico suena así: ¡fertiliza el suelo y no la planta! Traba amistad con sus plantas, pasa al modo orgánico del cultivo – el sabor y el olor de la cosecha te sorprenderán mucho. Somos lo que fumamos. La planta muestra su potencial, cuando vive en las condiciones naturales, en el equilibrio con la naturaleza. Es imposible conseguirlo por medio de los abonos artificiales. Compare la fresa gigantesca y sosa cultivada en un invernadero en la hidropónica y las bayas feas de su huerta. Usando los abonos orgánico-minerales no sólo prive de la cosecha cualitativa, sino también introduce en su organismo las combinaciones químicas nocivas – las sales concentradas y los estimuladores artificiales. El lavado de las plantas del agua pura en la última fase del ciclo reduce la cantidad de estas sustancias, pero de modo insuficiente. ¡Cultivador, ya llegó la hora de fumar la marihuana medicinal y no los productos químicos!

La orgánica conviene idealmente para el cultivo exterior, la naturaleza ya ha creado el ecosistema natural, las raíces sacan de la tierra todos los elementos necesarios, otras plantas y los microorganismos ayudan a hacerlo activamente. El plantador tiene que preocuparse solamente por el suelo fértil y por el acceso de las plantas al sol. Pero por delante está el invierno y por eso tenemos que crear las condiciones del pradejón guerrillero artificialmente, en la caja de cultivo. Es más difícil puesto que estamos limitados de las dimensiones del tiesto, y lo más probable que el primer cultivo orgánico traiga una cosecha menor que habitualmente. Pero no hay que preocuparse porque su calidad compensa todo con creces.

El modo orgánico del cultivo es mucho más fácil que los bailes rituales con el medidor de pH alrededor del depósito con la solución. Todo lo que es necesario – preparar de antemano el suelo y durante el procedimiento regar las plantas por «el té» natural. Nos hemos acostumbrado que las pequeñas desviaciones del nivel ideal de pH 6–6,5 llevan a los distintos problemas, que no dependen de donde cultivamos – en el suelo, en el nuez de coco o en el agua. Esto pasa porque los abonos minerales se asimilan solamente en estos límites de pH. Las moléculas complejas de los compuestos orgánicos se hacen accesibles para la planta en caso de espectro más ancho de pH: de 5,5 hasta 7.

La planta transforma por completo todas las sustancias nutritivas orgánicas, que Ud. añade en el suelo, por eso no hay una necesidad de regular el nivel de pH de modo artificial. Al uso de los abonos minerales el follaje cambia del color, especialmente durante la floración; es el indicio del exceso de los elementos químicos. Cuando se aplican solamente las sustancias orgánicas, las hojas se quedan verdes durante todo el ciclo porque la planta habita en el suelo puro. A medida que las raíces asimilan del suelo los elementos necesarios, en el sustrato se quedan los carbonos complejos que la planta usa para la construcción de las células; estos compuestos también sirven de comida para las bacterias útiles y para los hongos. En las condiciones naturales en el suelo habita la multitud de microorganismos que aumentan la inmunidad de la planta y la protegen de las bacterias nocivas y de los insectos dañinos.

Suelo

Suelo
La elección de la composición del sustrato es la etapa más importante del cultivo orgánico. Hay una multitud de recetas «de la mejor mezcla del suelo», los pro y contra de los distintos componentes se calculan por el medio de las pruebas. En general usan las tierras negras, el compost, el humus (mantillo), la turba y los aditivos para la mejor aeración como la perlita y la fibra de coco. En la receta de Soma están mezcladas la turba de depresión de terreno (3 partes), el compost (2 partes), la tierra (1 parte), el biohumus (1 parte), la perlita (1 parte) y la pequeña cantidad de los aditivos exóticos: el guano de los murciélagos y la harina de las algas.

La base del suelo fértil es el compost: los residuos de la alimentación elaborados por los termófilos. En el apartamento será muy difícil crear el montón de compost, por eso busque las variantes ya preparadas; es más fácil encontrar el compost en base del estiércol del ganado o de las aves domésticas. La tendencia más innovadora en el cultivo orgánico es el guano jamaicano de los murciélagos. ¡Los excrementos humanos no sirven para nuestros objetivos como ya demostraron los cultivadores experimentadores, por eso no trate de ahorrar en los abonos! Una variante más ecológica del compost es el biohumus-compost elaborado por las lombrices de tierra. No compre el biohumus líquido porque es el líquido aguado del origen extraño. Busque el biohumus en los sacos, también se usa como la parte del sustrato (no más de 20%) y como el abono durante la fase de la floración. Algunos cultivadores extremadamente responsables crían las colonias de las lombrices directamente en los tiestos de 10 litros, de donde las lombrices tratan de escaparse periódicamente.

El biohumus es una parte importante del sustrato, pero no la única. La turba enriquece la mezcla por las sustancias nutritivas, favorece a la formación del mantillo y mejora la estructura del suelo, lo hace poroso y aéreo. La turba superficial es la turba poco descompuesta, los restos putrefactos del esfagno, es el sustrato pobre con ácido pH 3–4, se usa como el aditivo para la mejor aeración del suelo. La turba de las depresiones de terreno es la turba que se ha descompuesto mucho, se usa como la parte del sustrato para el mejoramiento de la fertilidad del suelo, contiene la gran cantidad de los microelementos y de las sustancias nutritivas. Esta turba tiene neutral pH 5–6 y sirve idealmente para el cultivo orgánico. Componiendo la mezcla, hay que hacer neutral la capa superior de la tierra y la capa inferior – más fértil para que la planta reciba una alimentación poco a poco, con el crecimiento de las raíces. El exceso de las sustancias nutritivas en la fase temprana lleva a la sobredosis y el sistema radical se hace débil. Para hacer el suelo más aéreo y ligero no ahorre la perlita. La viruta de coco y el esfagno sirven para el mismo objetivo generoso.

Microaliados

Microaliados
En la naturaleza algunos tipos de los hongos y de las raíces de las plantas forman la simbiosis que se llama micorriza: la planta excreta la glucosa, y el micelio, alimentándose de la glucosa, ayuda a la planta asimilar mayor cantidad de las sustancias nutritivas. Los hongos de micorriza envuelven la raíz y el suelo alrededor, creando la red de transporte para la entrega acelerada de los elementos necesarios: sales gema, vitaminas, fermentos, bioestimuladores, hormonas y otras sustancias activas.

Las plantas dan a los hongos casi la mitad de la glucosa sintetizada pero en cambio reciben algo más – la capacidad del sistema radical de absorber el agua y las sustancias nutritivas. ¡La superficie absorbente de los hongos de micorriza es centenares de veces más grande que la superficie absorbente de la raíz! Además los hongos hacen accesibles para las plantas los fosfatos insolubles del suelo y frenan la formación de los microorganismos nocivos. En las condiciones naturales «el ombligo fúngico» es capaz de germinar en las grandes distancias, uniendo las distintas plantas en un ecosistema, cuando una planta ayuda a otra con «el Internet fúngico». Más frecuentemente usan los hongos Glomus o el microhongo Tricoderma.

Junto con micorriza en el suelo aportan también los preparados compuestos de los distintos microorganismos útiles: las bacterias, la levadura, los fermentos. Todo esto ayuda a crear para las plantas unas condiciones más naturales del cultivo como en el terreno abierto. Se puede comparar el principio de la acción de estos microorganismos con la leche agria – no merece la pena comprar la leche agria muy vieja, todas las bacterias de valor ya durmieron hace mucho tiempo, por eso estamos interesados solamente por el concentrado! Los hongos de micorriza, las bacterias y la levadura están perfectamente vecinos uno con otro. Este suelo se usa para los ciclos posteriores repetidamente, es necesario sólo sustituir el tercio de sustrato viejo por la nueva mezcla.

En condiciones del cultivo en casa merece la pena usar los hongos y las bacterias, si Usted tiene un gran contenedor para algunas plantas y la red única con el sistema radicular potente. Después de la preparación de la mezcla del suelo, la «contagian» con los microorganismos, cierran herméticamente con la película y la usan por lo menos dentro de un mes, cuando acabe el proceso de la formación del suelo. Se puede añadir micorriza junto con el biohumus en la fase inicial, cuando la planta se adapta al pequeño tiesto, y luego trasplantarla en el suelo preparado del contenedor principal.

Abonos

Abonos
Los cultivadores expertos aconsejan no usar absolutamente los abonos adicionales en la fase inicial: en el sustrato preparado se encuentra mayor cantidad de las sustancias nutritivas que la planta puede asimilar durante este período. Todo lo que es necesario a las plantas durante la vegetación es el agua pura. En el agua potable hay contenido elevado del cloro que mata a todos los microorganismos, incluso útiles. Antes del riego es necesario reposarlo por lo menos durante un día o mejor durante algunos días. El agua debe tener la temperatura interior, el frío causa el estrés innecesario.

Para librarse por completo de los restos del cloro y enriquecer el agua por el oxígeno antes del riego se puede conectar el compresor de acuario, esto mejorará la aeración de las raíces. Si Usted igualmente quiere realizar los experimentos, prueba periódicamente regar las plantas del agua “viva” electroactivada, es el bioestimulador del crecimiento, pero no hay que hacerlo a menudo porque es el agua alcalina con el nivel de pH 10–11.

En la fase de la floración las plantas necesitan menos nitrógeno y más fósforo. Para el cultivo exterior la fuente buena del fósforo es la ceniza de árbol, pero es el álcali acre que se usa en la concentración mínima en la solución con la gran cantidad del agua, por eso no sirve para el cultivo interior.

Después de 3-4 semanas se puede comenzar fertilizar las plantas por «el té» es decir por la solución de los abonos orgánicos. Seguro que Usted he oído hablar de Guano Kalong, la mezcla del guano de los pájaros y de los murciélagos. El guano es lo mismo que se ha descompuesto de forma natural con las proporciones NPK mágicas 2:15:2. Es uno de los abonos orgánicos más populares para el cultivo de la marihuana medicinal.

Aunque hay ciertos problemas con el guano, en general la situación no es tan triste; no hay que poner lejos el compresor de acuario con la bomba, serán necesarios para hacer una infusión del «té» en base del compost. Llene la mitad del cubo (20 litros) de compost, baje al fondo la manga del compresor y la parte del agua hasta el borde, habiendo dejado de arriba cerca de 10 cm. Conecte el compresor, añada en el cubo cerca de 30 ml de la melaza (el jarabe concentrado de azúcar) y mezcle escrupulosamente con el palo largo. Después de que la melaza se disuelva, asegúrese de que la manga se encuentra en el fondo del cubo. Repita este “rito sagrado” varias veces al día durante tres días.

Desconecte el compresor, dentro de 10–15 minutos filtre las partículas del compost que han asentado al fondo por medio del segundo cubo y de la funda. Después de la filtración resultará cerca de 10 l del cóctel mágico, pero hay que agitarlo y no mezclar! Riegue su jardín de este «té» durante toda la fase de la floración. Junto con el compost se puede usar el biohumus y algunos concentrados especiales.

Con la misma solución se puede fertilizar las plantas “por la hoja” (rociar) para protegerlas de las bacterias nocivas, del moho y de los insectos dañinos. Otro medio insustituible en el arsenal orgánico del cultivador es el aceite del árbol neem, de su olor penetrante se huyen todas las arañas rojas y otros representantes indeseables de la fauna. Los abonos en base de la emulsión de pez y de las algas se usan como la fuente de los microelementos adicionales durante todo el ciclo. Muchos productores de los abonos para el cannabis producen unas series especiales para el cultivo orgánico. En general son los concentrados líquidos para la vegetación con el contenido elevado del nitrógeno para la floración y con el fósforo elevado y también los estimuladores del crecimiento que pueden contener los enzimas, las fitohormonas y las sustancias huminas. Si Usted no dispone de los recursos necesarios, recuerde que fertilizamos la tierra y no las plantas, y durante la fase vegetativa los abonos adicionales no son necesarios.

Las marcas más conocidas y comprobadas: BioBizz (produce solamente los abonos orgánicos), Canna (la marca BioCanna tiene mucho éxito), GHE (la marca BioSevia), Plagron (algunos productos, incluso la emulsión de pez y el aceite neem). Aunque Ud ha realizado el ciclo por completo en la orgánica, igualmente se recomienda lavar las plantas del agua pura sin adición de los abonos de unas últimas semanas. El riego excesivo durante esta fase puede fácilmente llevar a la formación del moho, por eso lave la tierra muy moderadamente; a finales del ciclo la planta no necesita la gran cantidad del agua.

Después de fumar los cogollos orgánicos es poco probable que le guste volver al uso de los abonos minerales. Probablemente Dzha incluso le haga del “vegetariano” y Usted va a utilizar la tecnología del cultivo más avanzada: el cultivo orgánico sin uso de los componentes del origen animal. ¡Le deseamos las cosechas sabrosas y útiles!

A?adir un comentario