Añadiduras nocivas a evitar

Saturamos el suelo con nitrógeno. Añadiduras nocivas a evitar

El nitrógeno es un elemento muy importante para el cultivo de cáñamo. Las plantas de cannabis necesitan una cierta cantidad de nitrógeno en todas las etapas de su ciclo de vida. Los abonos orgánicos de todo género contienen mucho nitrógeno pero él se pierde constantemente durante el desarrollo del cannabis.

El nitrógeno es un elemento muy importante para el cultivo de cáñamo. Las plantas de cannabis necesitan una cierta cantidad de nitrógeno en todas las etapas de su ciclo de vida aunque existen bastantes añadiduras nocivas a evitar.

Los abonos orgánicos de todo género contienen mucho nitrógeno pero él se pierde constantemente durante el desarrollo del cannabis. El cultivo competente de cannabis sobreentiende el mantenimiento del nivel óptimo de este elemento útil durante todas las fases del proceso de cultivo.

Si preparáis el suelo a fuerza de manos, es deseable añadir en la mezcla algunas substancias naturales. Esto mejorará el drenaje y muchos otros índices. A menudo en estos casos añadimos materiales porosos y fibrosos: mantillo, hojas, turba, aserrín etc. A veces esto lleva a las consecuencias negativas puesto que debido a un alto contenido del tejido celular se reproducen impetuosamente bacterias y setas. Absorbiendo las sustancias nutritivas el suelo se hace pobre. Las colonias de microorganismos que se han formado durante este tiempo van a sacar activamente los nitratos tan necesarios para plantas de cannabis.

Sin embargo, no vale la pena negarse por completo a materiales fibrosos ya que convienen perfectamente tanto para cava como para fertilización. Simplemente antes del uso hay que transformarlos en el compost fermentado parecido a las tierras negras. Luego es posible incluirlo en la mezcla de suelo para la plantación de esquejes de cannabis teniendo en cuenta el crecimiento adecuado. Para los cultivadores de cannabis que realizan el cultivo en exterior y recogen la cosecha una vez al año se aconseja hacer fertilizantes compuestos durante toda la temporada cálida. Prepare de antemano estiércol, hojas y otros materiales para tener en primavera el compost maduro. El proceso de elaboración ocupará mucho tiempo, pero las condiciones para el cultivo de cannabis en el medio orgánico serán ideales.

No tenga miedo a usar la paja como una base para la cobertura superficial ya que los materiales semejantes no tocan la zona radicular y no influyen en el nivel de nitrógeno. Sin embargo, la cubierta humidificadora conserva bien la humedad y obstaculiza su evaporización. Es importante no amasarla dentro del suelo para no provocar el proceso de descomposición. Hay que tratar aserrín con precaución por que contiene mucho carbono con relación al nitrógeno (aproximadamente C/N = 50:1) y va bloquearlo provocando su déficit. Los materiales de madera (ramos, ramas, aserrín y otros residuos) se descomponen muy despacio y en el caso de uso inhábil durante el cultivo de cáñamo pueden causar daño a las plantas.

Todas las añadiduras con la proporción de C/N más del 25:1 reducen mucho el nivel de nitrógeno. Todo el problema está en bacterias que actúan durante la descomposición de celulosa. Sin embargo ¿qué factores desconocidos también provocan el déficit de este elemento?

Las plantas absorben mejor el nitrógeno nítrico y más despacio – el nitrógeno amoniacal. El ion nítrico se disuelve fácilmente en el agua y se lava del suelo. El cáñamo no asimila el nitrógeno de grandes moléculas orgánicas pero pasan a la forma accesible después de la fermentación por los organismos del suelo. Luego las bacterias Nitrosomonas realizan la oxidación hasta nitritos. Estos compuestos son tóxicos para las plantas y en el suelo sano las bacterias Nitrobacter no se forman y no causan el daño.

El proceso de la elaboración de nitrógeno en el suelo poroso es natural y no exige ninguna intervención extraña. Los problemas surgen solamente en el caso de la aplicación de abonos incorrectos. Por ejemplo, el mantillo que contiene muchas sales de amonio, aumenta el volumen de trabajo adicional para la población de Nitrobacter y los nitritos se quedan en el suelo. Tampoco se recomienda aportar mucha cantidad de nitritos porque puede causar la quemadura del sistema radicular.

El amonio no solo aumenta el contenido de nitritos en el suelo sino también se convierte en el amoniaco. Como se sabe, el amoniaco se airea fácilmente confirmando evidentemente la expresión “derrochar el dinero”. Fertilizar el cáñamo usando el nitrógeno hay que correctamente, saturando la planta con abonos minerales y el “té de compost”. Hágalo moderadamente y aplicando una dosis adecuada para que el cultivo de marihuana resulte exitoso y eficaz.

A?adir un comentario