Secado, curado y manicura

Secado, curado y manicura

Durante la recogida de la cosecha es necesario cortar la planta máximamente bajo, y colgar “patas arriba” para el secado en la caja de cultivo. La humedad debe mantenerse constante en los límites 50-60%. Con la alta humedad los cogollos pueden pudrirse, con la baja humedad se secarán demasiado rápidamente que afectará al sabor.

Secado

Durante la recogida de la cosecha es necesario cortar la planta máximamente bajo, y colgar “patas arriba” para el secado en la caja de cultivo. La humedad debe mantenerse constante en los límites 50-60%. Con la alta humedad los cogollos pueden pudrirse, con la baja humedad se secarán demasiado rápidamente que afectará al sabor. Las temperaturas deben ser aproximadamente 18–20°C por cuanto sea probable. El local debe ser oscuro porque la luz mata a THC. Todos los procesos de la transportación del azúcar dentro de la planta siguen teniendo lugar aunque la planta está cortada. Estos procesos se demoran con el desecamiento, pero es el FACTOR PRINCIPAL que influye en el sabor del producto acabado.

Es la primera razón por qué no debemos secar la cosecha rápidamente. La segunda razón es el rasgo del proceso de secamiento de la planta. Las células tienen gran contenido del agua. Las células externas de la planta se secan más rápidamente pero el proceso antes citado continúa llevar el agua de las células internas a las externas que siguen secándose y eso permite a la planta secarse regularmente. Cortando el tallo y separando todos los cogollos, Usted para este proceso natural, quitando la humedad que se contiene en el tallo. Asegúrese de que Usted ha colgado sus plantas para que no se toquen porque esto puede causar la putrefacción. Con la humedad y las temperaturas constantes las plantas serán preparadas para la manicura dentro de 3–4 semanas. Entonces es necesario al fin cortar los cogollos en las ramas enteras del tallo (aunque en otros sitios está escrito que es necesario hacerlo cuando el tallo ya chasquea y cruje al doblamiento) y cortar las hojas grandes y medios (los conservaremos para la fabricación del hachís) dejando intactas pequeñas hojas que salen de cogollos. Es necesario colgar de nuevo estos pequeños cogollos para 1–2 días mientras no sean secos. Los palos deben chasquear o crujir al doblamiento y los cogollos deben ser secos, pero no frágiles.

Manicura y curado

Quitamos todas las hojas restantes (a propósito, por medio de las tijeras de manicura; debe ser muy conveniente) de los cogollos que salen, y separamos cogollos más pequeños de las ramas principales. Hay que guardarlos en un lugar inaccesible para el aire y la luz (los frascos de vidrio en el sótano o en el refrigerador). Durante esta fase el aire mata a THC. Metemos los cogollos en el frasco al tope con la presión ligera (¡no excederse!). La esencia consiste en rellenar el frasco, dejando el mínimo del aire adentro.

Al día siguiente es necesario comprobar, si “sudan” en el frasco o no. Si los cogollos “sudan” hay que sacarlos del frasco y ponerlos donde sea en el lugar oscuro para 1-2 días; NO SE PUEDE ponerlos sobre un periódico. Después hay que ponerlos de nuevo en el frasco y si no “sudan” de nuevo – en el refrigerador (el lugar frío oscuro). Recuerde: en refrigeradores hay alta humedad, por eso los cogollos empaquetados deben estar sin acceso del aire, en el frasco herméticamente cerrado. Cuanto más estén en el lugar frío, mejor resultado se obtiene en subida, suavidad y sabor del producto acabado. La ilustración del momento del corte de la planta:

A?adir un comentario